Senado quita restricciones de venta a «naloxona»

Por unanimidad de 10 votos, la Comisión de Salud del Senado avaló quitar a la naloxona de la lista de sustancias psicoactivas, a fin de poderla vender a todo público, con el propósito de salvar la vida de los adictos al fentanilo y al crystal, ya que está comprobado que es la sustancia que puede evitar el colapso de los jóvenes que consumen fentanilo.

Margarita Valdez, presidenta de la Comisión de Salud, recordó que la adicción al fentalino creció de manera significativa y la restricción en la venta de la naloxona impide salvar vidas a quienes están en un cuadro de sobredosis de esa sustancia.

Detalló que la naloxona está controlada. Es un medicamento que si no es con una receta no se puede vender, pero este medicamento es muy necesario para salvar vidas de quienes tienen las dependencias del fentanilo y del crystal y de otras sustancias.

«La situación del consumo del fentanilo en México está avanzando y debemos poner un hasta aquí. Debemos decir: ‘nuestros jóvenes hasta aquí están desamparados; nuestros jóvenes hasta aquí están solos” y entrarle con muchas ganas a este terrible mal que es el consumo del fentanilo, del crystal y de otras sustancias”, explicó la legisladora federal.

Añadió que para dar una idea de lo desesperado que está el personal médico para rescatar estas vidas, “algunas veces se han usado sustancias que no son medicamentos, como agua para desintoxicar a nuestros enfermos; agua con sal para desintoxicar a nuestros jóvenes, porque está controlado este medicamento y a partir de esta reforma va a ser útil a quienes están dedicando a rescatar estos enfermos”.

El 5 de julio pasado, diversos expertos participaron en un foro de discusión sobre el fentanilo y el crystal, organizado por la Comisión de Salud del Senado.

Ahí Silvia Cruz Martín del Campo, del Cinvestav, explicó que existen investigaciones que demuestran la utilidad de usar un antídoto para contrarrestar los riesgos mortales del consumo de drogas.

«¿Qué hacen los usuarios en México? Utilizan agua con sal, porque no consiguen naloxona, que está considerada como psicotrópico. En un estudio que hicimos en nuestro laboratorio demostramos que si el agua con sal puede retrasar un poco la muerte por morfina o heroína, no la retrasa ni tiene ningún tipo de protección cuando está el fentanilo presente.

(…) La naloxona no tiene ningún efecto por sí misma. Lo que hace es bloquear los efectos y desplaza a la heroína o a la morfina del receptor; no permite que se unan y salva la vida”, precisó.

Raúl Martín del Campo, del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, dijo que es importante la aplicación de programas de reducción de daños para que los usuarios tomen una decisión informada de esto.

«Se requiere que la naloxona esté disponible en las comunidades, de manera que quienes atestiguan una sobredosis puedan intervenir y salvarle la vida a una persona. En Estados Unidos, médicos, paramédicos, bomberos, policías traen sus dosis de naloxona para poderlas administrar cuando son testigos de esto. Los mismos compañeros de consumo pueden ser testigos y salvar vidas”, resaltó.

Con información de Excélsior