Militarización: se alistan en el Senado para segundo round

En el Senado de la República todo está listo esta semana para el segundo round entre Morena y sus aliados frente al bloque de contención que busca mantenerse firme en su rechazo a la reforma constitucional que busca extender hasta 2028 la participación de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública, todo ello en medio de un intenso cabildeo y negociaciones entre Morena y un sector de senadores del PRI.

Después de que el pasado miércoles les faltaron entre dos y tres votos a Morena para aprobar la reforma, se devolvió el dictamen a comisiones, donde ya se negocia una nueva redacción y este lunes se prevé una reunión de los 13 senadores del PRI para analizar una propuesta alterna al artículo quinto transitorio, donde se contempla que se establezcan controles para el gabinete de seguridad, comparecencias ante una comisión bicameral y el compromiso del gobierno federal de fortalecer a las policías estatales y municipales.

Todo ello en medio del aumento de la polarización por los discursos del presidente Andrés Manuel López Obrador contra el coordinador del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, de la bancada del PAN y del senador del grupo plural, Emilio Álvarez Icaza, por oponerse y criticar la reforma militarista, sumado al anuncio en la mañanera de una consulta popular organizada por la Secretaría de Gobernación para que los ciudadanos decidan si están o no de acuerdo con la reforma.

Al respecto, el senador de Movimiento Ciudadano, Juan Manuel Zepeda, comentó que la lección de la pasada sesión al no lograrse un consenso por la cerrazón del grupo mayoritario ya es un antecedente de este segundo round, “porque si ellos creen que construyen sólo con el PRI una propuesta la pueden sacar, desde mi perspectiva están equivocados, y no por el tema numérico, sino por la construcción de acuerdos políticos por el bien de México.

“En dado caso que ellos se reunieran, es decir, Morena y esta parte de senadores del PRI, que trasciende que están llevando estas negociaciones y acuerdos, nuevamente será evidente que esta iniciativa no sale del PRI, sino del gobierno, como lo reconoció el presidente de forma tácita en una conferencia mañanera”, apuntó.

Dijo que es evidente que la intención es romper el bloque de contención, por lo que el tema de avanzar en materia de seguridad no es real, es más un tema político.

El senador del PAN, Damián Zepeda, confió en que en este segundo round “toda la oposición evitemos la militarización de la seguridad pública en el país. No es un tema de redacción, es un tema de fondo: es evidente que el gobierno de López Obrador no tiene la más mínima intención de conformar una Guardia Nacional civil ni fortalecer policías estatales y municipales, y sí la tiene de entregar completamente la seguridad al Ejército, lo que ha probado ser un rotundo fracaso”.

A pregunta expresa sobre el anuncio de algunos senadores del PRI que trabajan en un proyecto alterno al artículo quinto transitorio, apuntó: “Les recuerdo que los transitorios actuales y la Constitución en específico ya establecen que la Guardia es civil y López Obrador la hizo militar; ya dice que la participación de las Fuerzas Armadas será extraordinaria, subordinada, fiscalizada, regulada y demás, y nada de eso ha sucedido”.

El coordinador del grupo plural, Emilio Álvarez Icaza, confió en que el llamado bloque de contención se mantenga firme a pesar de “las presiones y cañonazos” desde Gobernación hacia opositores y los ataques del presidente López Obrador, a quienes cuestionan su política de militarización del país.

Dijo que el Presidente está molesto porque no le gustan los límites y que él evidencie sus actos y su traición a la historia, “porque ayer estaba en contra de la militarización y hoy la promueve”, por lo que es evidente que López Obrador “es un conservador y no un liberador, por lo que es un orgullo que me critique”.

El vicecoordinador del PRI, Manuel Añorve, quien rechazó la existencia de un proyecto “PRIMor” de dictamen para extender hasta 2028 la presencia de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública, reconoció que su bancada trabaja en una propuesta de cambios al quinto transitorio para que los secretarios del gabinete de seguridad rindan cuentas y se fortalezcan recursos e infraestructura de las policías estatales y municipales.

Insistió en que no es una propuesta del PRI en el Senado, “nosotros estamos tratando de construir algo que vamos a terminar de analizar el próximo lunes a las 6 de la tarde. Hay senadores que están aportando ideas, pero Ricardo Monreal seguramente propondrá una mesa con todos los grupos parlamentarios para trabajar este tema del quinto transitorio, como se hizo con la Guardia Nacional”.

Por su parte, el senador del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, se pronunció a favor de construir en comisiones de la Cámara de Senadores una propuesta de seguridad diferente a la minuta que llegó de la Cámara de Diputados, que amplía la permanencia de las Fuerzas Armadas en las calles hasta 2028. “Sólo así obtendrán el apoyo de los partidos de oposición a Morena, y esta propuesta es que el Congreso de la Unión participe en la política de seguridad del país, cosa que no ha hecho”, afirmó.

Dijo que, como lo aseguró siempre, necesitaba tiempo y eso pidió, para explicar que el PRI no está en contra de la actuación de las Fuerzas Armadas, sino “en lo que estamos en contra es que se insista en una estrategia que no ha dado resultados y esto es, entre otras cosas, porque el ausente en esta estrategia es el Congreso de la Unión”.

Con información de EL UNIVERSAL