Lou Andreas-Salomé, Monika, Elena. Todos los nombres de “La Pureza de la Serpiente”

En la fotografía: Lou Andreas-Salomé, Paul Reé, Friedrich Nietzsche

Stefano Santachiara va en busca de historias, encrucijadas, caminos poco transitados, cosas que no vuelven a él y lo dejan perdido. Su propia vida a veces puede parecerse a una novela, como les ocurre a esos personajes que no se dejan enganchar y se mueven al margen, en tierras de nadie, confiando solo en sí mismos. Es un escritor y ensayista que encuentra la fuerza para apasionarse. Todavía no le ha conmovido la desilusión y quizás ni siquiera el desencanto. Le encanta bucear profundo y se enamora de las protagonistas de sus escritos, porque son mujeres que pueden tenerlo todo, pero no tienen nada que perder. Ocurrió con Salomé, la novela inspirada por el escritor y psicoanalista de origen ruso. Lou Andreas-Salomé es una tormenta, donde viene, hace girar las cartas, te tienta, se escapa y se esconde como una especie de Angélica, solo que menos carnal (pero un poco) y mucho más intelectual. A los diecinueve años, hace que su tutor pierda la cabeza y su padre la hace cambiar de escenario. Primero va a estudiar a Zúrich y luego se traslada a Roma, por el clima. El consumo, una enfermedad del siglo, lo acompaña. Aquí conoce a Paul Rée. Vive con eso pero no lo ama. Paul habla de ella con su amigo Nietzsche. Será el tercer hombre en pedirle matrimonio y obtiene el tercer no. El dolor encuentra su desahogo en una obra maestra: Así habló Zaratustra. El matrimonio con Friedrich Carl Andreas no la cambia. Entonces finalmente encuentra el amor. Es el encuentro con Rilke. Rainer Maria Rilke y el Rainer es un invento de Salomé. Cuatro años juntos. Su última carta es para ella. Santachiara está especialmente interesado en la relación con Freud, donde está el principio del psicoanálisis.

Es el bosque donde se pierde Monika, la protagonista de Corpo, que se aventura donde acaba la racionalidad escuchando “Le chic et le charme” de Paolo Conte. No es seguro que saldrá viva. Ni siquiera tienen raíces. Ellos no los quieren. No los buscan y cuando el mundo que los rodea se vuelve demasiado estrecho, eligen escapar. Es un escape sin redención, que en el aquí y ahora no puede encontrar respiro y los conduce en busca de esa tierra donde los exhaustos encuentran la paz. Esto es lo que le pasa a Elena, que sube al escenario en el último trabajo de Santachiara. Es “La pureza de la serpiente”. El paso es el de un feuilleton posmoderno. Recuerda, al parecer, el apéndice de la novela. La Gran Guerra acaba de terminar. Estamos en 1918 y Elena debería tener un futuro abierto por delante. El horror, el apocalipsis está detrás de nosotros y haría falta muy poco para sentirse quizás no feliz, pero al menos con una perspectiva, una oportunidad, una posibilidad. No es solo el espíritu de la época lo que la mantiene cautiva. Está la vida, la cotidiana, que tiene que compartir con un marido, Goffredo, demasiado rico, demasiado poderoso y sobre todo demasiado escuálido. Elena recuerda a las protagonistas de un ensayo de 2016 de Santachiara: “Feminismo social. Revoluciones históricas de la mujer, represión y preservación masculina ”. “Feminismo social. Revoluciones históricas de la mujer, represión y preservación masculina ”. “Feminismo social. Revoluciones históricas de la mujer, represión y preservación masculina ”.

Es la misma ansiedad de escapar de una historia ya escrita, a un mundo donde el hombre escribe reglas y traza los límites de lo lícito y apropiado. Es la rebelión de Elena, que se refleja en Chiara y la persigue, y la busca, pensando que otro horizonte es posible, en un lugar donde el sueño es un derecho inalienable, donde no es deber traicionar los juramentos firmados de niños, donde los dragones existen y la magia no tiene nada de extraño, alienante, pernicioso, porque no es algo antinatural, sino cotidiano y natural. Es un viaje, de Elba a Versilia, de Florencia al mar, en busca de la belleza como descarrilamiento de los sentidos y, al mismo tiempo, de la recuperación de un espíritu animal, como símbolo, patrón, divinidad. Todos corren, todos se buscan, todos terminan huyendo, cruzando destinos y obsesiones. Como en un juego de tarot, en un desafío entre moralismo y libertad. “Esa es la boca del santo inquisidor al revés regurgitando cenizas”.