«Lo que la comida le hace a tu cerebro», recetas para un intestino feliz

¿Sufre de ansiedad, estrés o depresión? ¿Sabían que existen alimentos que pueden tener un efecto igual de profundo que algunas medicinas?

El libro “Lo que la comida le hace a tu cerebro”, de la doctora Uma Naidoo, está lleno de fascinantes datos científicos, ejemplos claros y recetas para “intestinos tristes”.

La experta en Psiquiatría Nutricional habla de la importancia de lo que comemos para procurar nuestra salud mental y emocional porque, por ejemplo, 90% de los receptores de serotonina (conocido como uno de los neurotransmisores de la felicidad) se genera en el intestino.

Con ejemplos basados en diversas investigaciones, se explica cómo los elevados niveles de azúcar pueden contribuir a empeorar una depresión y de qué manera los probióticos (presentes en productos como kéfir, suero de leche y algunos quesos) y los prebióticos (que se pueden encontrar en frijoles, avena, plátanos, cebolla, ajo) pueden ayudar a disminuir este padecimiento.

En el caso del Omega 3 (pescado, nueces, semillas de chía, verduras de hoja verde y obscura, entre otros alimentos) protege a las neuronas cerebrales de inflamaciones.

“Lo que la comida le hace a tu cerebro” incluye datos sorprendentes, por ejemplo, que 15 miligramos de azafrán pueden ser tan efectivos como 20 miligramos de prozac.

Para aliviar el estrés y la ansiedad, se sugiere ingerir fibra (moras, arroz integral, peras, manzanas, zanahoria, almendras).

El libro incluye recetas, y la autora, quien fundó y dirige el primer Centro de Psiquiatría Nutricional de Estados Unidos, también hace hincapié en que, a pesar de que no se generará un alivio absoluto sólo a través de la comida porque hay casos que requieren el apoyo de un especialista en salud mental, sin duda los alimentos son de gran ayuda.

Además, se habla de que la llamada “dieta mediterránea” puede ser de gran ayuda a alcanzar un equilibrio nutricional que ayude al buen funcionamiento del cerebro y del estado de ánimo.

Por Dalila Carreño