Grammys 2024: La industria musical es de Ellas

La fuerza imparable de Dua Lipa, con sus más recientes sencillos “Training Season” y “Houdini”, marcó el ritmo de la ceremonia de los Grammys, una noche que reconoció a lo mejor de la música de 2023, y dónde quedó claro que son las mujeres quienes dirigen, producen y generan la industria musical.

El domingo 4 de febrero, la Academia de la Grabación de Estados Unidos llevó a cabo la 66ª edición de los Premios Grammy, desde el Crypto Arena de Los Angeles. Una gala donde se entregaron reconocimientos en más de 100 categorías, a artistas de diferentes géneros, idiomas y países, pero donde fue notorio el dominio total de las mujeres.

El primer premio televisado de la noche, Mejor interpretación pop solista, se lo llevó Miley Cyrus por “Flowers”, en una categoría con puras nominadas. Fue el primer Grammy de su carrera, sin embargo, más tarde se alzaría con el gramófono a Grabación del año. Miley celebró durante su presentación, y demostró que, aún con el corazón roto, tú tienes la fuerza para amarte, seguir y llegar a lo más alto que puedas. Tus propias flores valen más.

Phoebe Bridgers fue la artista que más premios acumuló, se llevó tres junto a su supergrupo boygenius, entre ellos Mejor Canción Rock y Mejor Álbum Alternativo, y otro junto a SZA por su colaboración “Ghost in the Machine”. El rock, un género tan confrontativo y rebelde por esencia, está recibiendo una gran bocanada de aire fresco con las nuevas artistas femeninas y queer, que inyectan sensibilidad a sus canciones; transgreden de una forma más inteligente para hacer notar la otra forma de ser rockstar. El futuro del rock está en las mujeres.

Hablando de SZA, quien logró tres grammys por Mejor Interpretación pop a dúo, Mejor Canción R&B y Mejor Álbum R&B Progresivo, demostró que la perseverancia es la clave para triunfar. Tras cinco años de retrasos y bloqueos, tanto de la disquera como personales, logró publicar un disco que conectó con los demonios internos de cada oyente, náufragos en un océano de sonidos eclécticos, cuya única guía fue la voz de SZA. Desafió los propios límites de la categoría sobre qué es y cómo debe sonar el R&B, y la “música negra” en general.

La Academia rindió honor a una de las cantautoras más importantes del último siglo. Joni Mitchell se presentó por primera vez en la ceremonia de los Grammy, para interpretar “Both Sides Now”, ante los ojos vidriosos de las niñas a quienes inspiró para dedicarse a la música: Brandi Carlile, Phoebe Bridgers, Olivia Rodrigo, Taylor Swift, entre otras. Sus letras honestas y reflexivas, así como su actitud decidida e indomable ante su carrera, la convirtieron en un referente para las siguientes generaciones de cantautoras. Sentada en un trono de seda, Joni, de 80 años, cantó como el arrullo del gran árbol con la brisa del atardecer.

Para sorpresa de nadie, Taylor Swift hizo historia nuevamente al convertirse en la primera artista en ganar cuatro veces el Grammy al “Álbum del año”, rompiendo el récord de Frank Sinatra, Stevie Wonder y Paul Simon. Al subir al escenario, tomó de la mano a su amiga-hermana Lana del Rey (una de las más robadas de la noche), para recibir juntas un premio a nombre del esfuerzo de las mujeres que no se dejan someter; que sueñan y trabajan por alcanzar sus propios sueños; que regresan los golpes de la vida con dulzura y compasión; que brillan incluso en lágrimas y siguen con la frente en alto. 

Están en su momento, la industria musical es de Ellas, todas Ellas.