Estéticamente subversivo, libre y festivo. La pintura (italiana) de los 80 está “de vuelta”

Para captar el empuje estéticamente subversivo de los años ochenta, especialmente en Italia, es necesario pasar por el gran regreso de la pintura, que la crítica más ideológica de la época había considerado como el triunfo de la desvinculación y, en cambio, era una obra vitalista, propulsora y posmoderna. Una década de las mil tonalidades, que no deja de leerse desde diferentes perspectivas: una de ellas es el éxito internacional de estos pintores, finalmente libres para retomar lienzos, pinceles y recolorear el mundo con sus imágenes. Quizás nunca encontremos la clave correcta, hay muchas ideas y enfoques.

Mario Merz, Sin título.

Fueron entonces muchos los que decidieron seguir ese camino, incluso los que se habían casado con otras teorías y luego sintieron la fuerte llamada de la trementina. Painting is Back, la exposición de la Gallerie d’Italia en la sede milanesa de la piazza della Scala (hasta el 3 de octubre), en comparación con las exposiciones más habituales de pintura de los años ochenta, tiene la indudable ventaja de no proceder por agrupaciones ordenadas, prefiriendo más bien aquellas que corrían solos y los que hibridaban lenguas. Por supuesto, la Transavanguardia está completa y no podía ser de otra manera, pero el comisario Luca Massimo Barbero ha excluido fenómenos que estaban muy de moda en su momento como la Escuela de San Lorenzo, Anacronistas, Citas, Nuevos Futuristas, Nuovi Nuovi (por algunos bailaron un verano solos, sin embargo, ayudaron a alimentar el clima festivo en el Arte italiano de los 80). Con una ambientación muy seria y de museo, Barbero en cambio dio centralidad a las expresiones del paisaje múltiple, entre mainstream y experimentación, insertando también el videoarte de Studio Azzurro en el diálogo. Centralidad para Aldo Mondino, Salvo, Mario Merz que en los 80 parecía salir de Arte Povera, Alighiero Boetti, Mario Schifano, Franco Angeli, Ernesto Tatafiore. Recupera figuras ya activas en décadas anteriores, en particular en Milán con Emilio Tadini, Mimmo Rotella, Aldo Spoldi, Valerio Adami. Y se ve obligado a registrar la inacción de figuras femeninas, además de Carolrama. incluyendo el video arte de Studio Azzurro en el diálogo.

Casablanca, por Mimmo Rotella

Las obras representan un corte transversal no exhaustivo, y es acertado porque todo crítico debe tomar decisiones, elaboradas con un sentido amplio de la muestra.

Mención especial para el catálogo de la exposición que incorpora la gráfica de los años 80, en gran parte haciendo referencia al estilo de la revista Flash Art, con ensayos que también abordan el teatro y la moda.

Emilio Tadini. Sin título