Emilio Praga, la crítica elevada a una forma de arte

“Y ya he escuchado un aire de revolución”, decía un verso de una famosa canción de Franco Battiato. Cada temporada tiene, o cree tener, sus propias revoluciones. En el campo del arte, la cuestión es entender hasta qué punto a esa idea de revolución, de novedad, de ruptura con el pasado o con la tradición, corresponde realmente algo nuevo en quienes luchan por anunciarlo por cualquier medio. Roger Fry me viene a la mente de inmediato, un crítico de arte y pintor, amigo de escritores como EM Forster y Virginia Woolf, que en 1910 llevó a los más grandes artistas contemporáneos Paul Cézanne a un Londres, todavía impregnado de gusto victoriano, Vincent van Gogh, Paul Gauguin haciéndolos conocer a un público abrumado bajo el sobrenombre de “postimpresionistas“. 

Unas décadas antes, en Italia, alguien más había intentado lanzar la bomba contra la objetividad, oponiéndose a un gusto de molde histórico o neoclásico, a favor de una visión que veía sobre todo en el paisaje una posibilidad de expresión sin precedentes; un paisaje que pone en juego más la impresión de una realidad, a través de un filtro subjetivo, y que devuelve, en la realidad, la emoción provocada por lo observado. Pero leyendo los poemas, u observando las pinturas de Emilio Praga (1839-1875), uno de los grandes animadores de la corriente “despeinada”, se tiene la percepción de que hay poco revolucionario, o que esa revolución tan deseada que iba a ser Baudelaire y Delacroix se identificaron realmente como un faro sin saber realmente cómo montarlo. 

El amigo Filippo Filippi, crítico y compositor, escribió que “Emilio Praga es, más que un pintor, un poeta: y un sentido de poesía íntima se percibe en sus pequeños bocetos, en los que una playa, una extensión de mar, un rayo de sol entrando en una pérgola y algunas motas pintadas con gracia. Pero son baratijas que no valen ni un verso de sus Memorias del presbiterio ». Yo diría que las “baratijas” no son solo sus pinturas sino también sus versos, si los comparamos con sus páginas críticas. Emilio Praga fue sobre todo un teórico, un crítico de hecho y un polemista, aunque solo hoy lleguen a la librería todos sus artículos dedicados al arte, reunidos en volumen por primera vez, hasta ahora dispersos en publicaciones periódicas ahora casi imposibles para encontrar.

La crítica de Praga tenía dos principios fundamentales, lo que él llama “verdad”, a saber, que el único “maestro” es “el sentimiento individual y que el ejemplo por excelencia será eternamente la naturaleza”. Básicamente todo, para Praga, es interpretación: “Ay de si traspasar el umbral de la exposición en busca de la naturaleza tal como la ves y la oyes, no estás dispuesto a buscarla, a reconocerla bajo los mil disfraces en los que la interpretación lo ha moldeado de los demás “. Es con esta convicción, una convicción que equivale a una rígida lealtad hacia uno mismo, que escribe sus artículos, sin miedo a arremeter contra el público, o un crítico académico que no quiere observar nada más que los datos ya adquiridos. “La crítica no haría un buen trabajo si en lugar de repetir en un tono menor”.

«El heraldo y el guía». Con estos dos términos también entendemos lo que realmente le importa a Emilio Praga y, además, explicitan un método. Lo realmente interesante en Praga no es proponer acríticamente algo nuevo, limitarse a denunciar el charco en el que el arte y sus seguidores se han ahogado sin darse cuenta, sino también encontrar defectos en lo nuevo, proponer sugerencias, identificar el error (de técnica y de visión). ), y esto porque él mismo era pintor. De hecho, lo que surge de estas páginas calientes, inteligentes y muy animadas es que la crítica misma, en Emilio Praga, fue una forma de arte.