Danza: la Boxeadora Enamorada, con Arthur H, Marie-Agnès Gillot y el campeón Souleymane Cissokho ¡Disfrútala!

Marie-Agnès Gillot y el campeón francés Souleymane Cissokho se pusieron los guantes en La Seine Musicale en Boulogne-Billancourt.

Todo un éxito resultó La Boxeadora Amorosa de Arthur H. “Es una hermosa parábola poética dedicada a mi madre, a su resiliencia. Su vida amorosa fue caótica y me conmovió su capacidad para renacer a pesar de los acontecimientos de la vida y encontrar la inocencia. La boxeadora es una mujer que debe aprender a luchar, caer y volver a levantarse ”, dice Arthur H.

Al llegar encontramos un espectáculo en letra y música con Arthur H. en el piano y en el ring Marie-Agnès Gillot, bailarina principal que protagoniza la velada, y en el papel que no esperábamos, nada más ni nada menos que Souleymane Cissokho, 29 años, campeón de Francia superwelter de peso (2019), y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2016.

En los estudios de La Seine Musicale en Boulogne-Billancourt, se recibe a los artistas por primera vez después de largos meses de cierre ligados a Covid-19, la felicidad es palpable. “Es increíble poder trabajar juntos y finalmente compartir el protagonismo”, dice Marie-Agnès Gillot

Danza, Boxeo

¿Qué hace el cuerpo de la boxeadora? Por una parte, repite cada uno de los gestos, cada una de las acciones que constituyen el gran ritual. Pero la repetición está signada por una diferencia que la sitúa en un espacio de liminalidad. Está atravesando un umbral y está a punto de adscribirse de manera simbólica a un estatuto que le está vedado. Su condición excepcional la sitúa entre aquellas figuras que Françoise Héritier-Augé (“Mujeres ancianas”) caracteriza como “mujeres con corazón de hombre”: atraviesa las fronteras femenino-masculino y al hacerlo revela la índole porosa y flexible de estas fronteras.

No obstante, el campo restablece sus reglas y recupera performativamente la distinción: las boxeadoras, cuerpos activos en el campo deportivo, son también danzantes y representantes; pero su signo es el de la feminidad enfatizada: por más rudas y fuertes que puedan aparecer en el escenario del ring, su apuesta se deslizará hacia la reivindicación de la delicadeza, la gracia, los buenos modales, el cuidado indumentario y la discreción.

Entre los cuerpos de las deportistas, quizá no haya cuerpo más femenino que el cuerpo de la boxeadora. Sin embargo, la vida está llena de percances que inciden de manera sustantiva en el cuerpo y van configurando sus alcances, sus capacidades, sus potencialidades.

Aquí está la obra para su disfrute:

https://www.arte.tv/es/videos/099862-000-A/la-boxeuse-amoureuse-de-arthur-h-y-marie-agnes-gillot/