Arzobispo de Puebla ora por víctimas de violencia; fieles llevan fotos de sus familiares desaparecidos

Ante decenas de fieles católicos que llevaban fotografías de sus seres queridos desaparecidos o víctimas de la violencia y ante quienes portaban playeras con imágenes e información de sus seres queridos que están buscando, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa, desde la Basílica Catedral de Puebla, oró por las víctimas de la violencia en el estado y en el país.

Fotografías de Jocelin Carreto y David Báez, pareja que fue vista por última vez el pasado 1 de junio cuando salió de su hogar en la colonia San Bartolo, al sur de la ciudad para comprar juguetes en La Cuchilla; de Cristóbal Jafeth Serrano Cosme, menor de 14 años que fue visto por última vez el pasado 3 de julio en el municipio de Amozoc de Mota, entre otras fotografías y nombres aparecieron en la catedral de Puebla en medio de la misa que fue dedicada a las víctimas de violencia y en apoyo a los familiares y amigos que están sufriendo.

El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, lamentó que la violencia siga creciendo en diferentes partes del país, así como en diferentes zonas del estado, ante lo cual, llamó a seguir orando porque regrese la paz.

“Hoy ofrecemos nuestra santa misa por todas las personas que han muerto víctimas de la violencia en nuestro país, en nuestro estado. Le pedimos a Dios nuestro señor por sus familias. Nuestras familias sufren la muerte violenta de nuestros seres queridos”, destacó.

Al encabezar la misa dominical en el edificio religioso más importante de la arquidiócesis, el líder de la grey católica en Puebla hizo oraciones por el eterno descanso de quienes fallecieron en medio del clima de violencia e inseguridad que se presenta en el territorio mexicano.

“Le pido, pues a Dios, por todas estas familias que están sufriendo por lo que está viviendo nuestro país. Que Dios a estos hermanos los tenga gozando de su presencia y que a estas familias les de la paz y el consuelo. Tenemos que seguir pidiendo por la paz en nuestra patria”, destacó el arzobispo. En la arquidiócesis de Puebla, alrededor de 600 sacerdotes diocesanos y sacerdotes religiosos, así como miles de files, participan en la jornada de oración por la justicia y la reconciliación en México denominada “Seamos constructores de la paz”.

Los religiosos y laicos poblanos participan en la jornada de oración por la paz que fue convocada la por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) el pasado martes 5 de julio ante la violencia que se vive en el país.

“No dejemos de pedir por la paz en nuestra patria. Estamos viviendo tiempos difíciles, de inseguridad, de violencia. Debemos dejarnos iluminar por la palabra que Jesús nos da y dar paso a la acción. Nosotros tenemos que ser mensajeros de paz. No es fácil ante tanto sufrimiento de nuestras familias que ven desaparecidos a sus hijos, que ven muertos a sus hijos. No es fácil desde el punto de vista humano, pero su dolor, su sufrimiento tiene que abonar para que reine la paz en nuestra patria, para que reine la paz en nuestras familias, para que reine la paz en nuestra sociedad”, expresó.

El arzobispo poblano informó que, en los templos, como signo profético de la Iglesia, en las misas del próximo 31 de julio, los sacerdotes, religiosos y religiosas, así como los creyentes, pedirán por los victimarios, se orará por sus vidas y por la conversión de sus corazones.

Ante el doble ante el doble asesinato de los sacerdotes de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, Javier Campos, conocido como “El Gallo”, y Joaquín Mora; además del guía turístico Pedro Palma, en el templo de la comunidad de Cerocahui, en el estado de Chihuahua, el pasado 22 de junio, la arquidiócesis de Puebla se sumó al llamado de un alto a la violencia y a una campaña de oración que será permanente por la paz

Con información de MILENIO