Adiós mapas y atlas geográficos: Eran la hoja de ruta de la fantasía

Los mapas de Google, los teléfonos móviles y los navegadores han reemplazado a los mapas y los globos terráqueos. ¿Resultado? Ya no sabemos donde estamos

Cuando mis ojos se abrieron a este mundo, nadie habló de espacios personales o espacios políticos: el espacio era el cielo, y la conquista del espacio era el gran sueño de la humanidad (esta palabra también existía, ¿a dónde se fue?). Las imágenes borrosas transmitidas por la televisión en blanco y negro, que retrataba la tierra vista por Gagarin, ofrecían a un niño fantasías ilimitadas. Palabras como «sputnik» o «telestar» ya ponen en marcha el deseo de explorar el universo. La inmensidad del espacio no nos asustaba, la ciencia estaba con nosotros. Y el tiempo, es decir mañana, se abría ante nosotros y no podíamos esperar a estar ahí.

Fue la era de los atlas geográficos. Hoy la geografía es más importante que nunca, la geopolítica domina las decisiones de los poderosos, y la geolocalización es un aspecto fundamental de cualquier acto de control territorial. Establecer de dónde viene una voz, una imagen que flota en el éter o en el espacio de la computadora es de vital importancia para que el mundo, como decía Hamlet, no se descarrile.

Sin embargo, los atlas geográficos (y con ellos los mapas geográficos, los mapas de ciudades y carreteras, y los globos tridimensionales mal llamados «globos») están surgiendo del uso colectivo. Cuando éramos niños en los años ochenta jugábamos girando el globo terráqueo y luego deteniéndolo en un punto aleatorio. Así descubrí la existencia de lugares como Zambia, Bolivia y Arabia Saudita.

Con Google Maps y otros dispositivos similares, ha cambiado la forma de considerar el espacio-tiempo, el movimiento -real o imaginario- de nuestro cuerpo desde un punto «A» a un punto «B». Tú configuras tu solicitud y ellos calculan tiempos, rutas (incluso alternativas), kilometraje, los peajes de las autopistas.

Pero todo lo que lo rodea ya no existe. Ha caído fuera de nuestro campo cognitivo.

Mirar un mapa geográfico o de carreteras significa muchas cosas. Por supuesto que significa saber dónde está exactamente un determinado lugar, comparado conmigo, pero también significa hacer exploraciones reales con los ojos: descubrir por ejemplo que dos ciudades que creíamos distantes están muy cerca; o un pueblo desconocido del que hemos oído bien, o cuyo nombre nos gusta y nos hace querer ir allí solo por eso; o sorprender el curso de un río y deducir la forma del paisaje circundante a partir de sus movimientos. Significa ir a algún lugar no por una razón específica sino así, por el puro placer de ir allí y solo entonces descubrir la razón.

Mi encuentro con Barcelona tuvo lugar, por ejemplo, a través del mapa de la ciudad publicado en una guía de TCI. Era 1995 todavía no me alcanzaban un millón de imágenes cada nanosegundo, así que, lo admito, antes de ver una sola vista de postal de esa ciudad ya me había enamorado de ella gracias a su plano de planta.

Entiendo que, en un planeta habitado por casi ocho mil millones de personas, es mejor fijarse bien las metas antes de moverse, y quizás también por eso, quién sabe, la imaginación -elemento indispensable para una conciencia completa del espacio- no es suficiente. animado por quien no solo conserva los mapas sino que los mejora día a día.

Pero el declive de los atlas, mapas y mapas conducirá paulatinamente a una pérdida del sentido de la orientación, ya que para entender dónde estamos, qué punto de espacio ocupamos, bastará con interrogar a un smartphone, y perderemos el hábito fundamental. de establecerlo desde solo. Es como tener dientes y no saber más masticar.

La desorientación cultural política y moral que estamos sufriendo (no doy ejemplos, no sirven) es, en definitiva, ante todo una desorientación física. Sin orientación, los lugares ya no existen, el «aquí» y el «allí» ya no existen, y el mundo se vuelve un poco menos habitable, porque vivir significa precisamente eso: saber lo que hay detrás, lo que está frente a ti, lo que hay en el derecha y lo que está a la izquierda.

Somos tan inteligentes, tan hiperconectados que cuando olvidamos nuestro teléfono inteligente en casa nos sentimos como niños perdidos en un bosque.

El gran IB Singer escribió en su historia neoyorquina de los años sesenta, el doctor Beeber: «El Homo Sapiens se volverá tan inteligente que ya no sabrá procrear, comer o dormir. Incluso tendrá que aprender a morir.

La puesta de sol de atlas y mapas geográficos o topográficos, mapas urbanos, mapas de carreteras, etc., ¿Revela que estamos en el camino correcto?.

Luis Cárdenas es un periodista mexicano, nacido el 30 de enero de 1983. Actualmente tiene a su cargo la Primera Emisión de MVS Noticias y escribe una columna que se publica en el Diario El Universal los martes y jueves de cada semana.